Sin categoría

Querida V.

Querida V.

V

Hoy me he acordado de aquel anuncio de Coca Cola en el que un señor de 102 años le hablaba a una recién nacida. Una bebé como tú. “Estás aquí para ser feliz”, decía. Tienes tres días y para muchos ya te has convertido en algo fundamental. Yo, tu tía (me sigue sonando raro), estoy aquí para que entiendas algunas cosas. Para que quizás dentro de unos años abras esta página y, aunque no escuches, me leas.

Has llegado a un mundo de locos. Te lo aseguro. Ya te lo dijo tu abuelo. Pero tranquila, todos haremos que seas feliz. Es algo complicado, no te vayas a pensar. Difícil pero no imposible. No todo va a ser bueno, siento decírtelo, pero créeme: aprenderás a quedarte con lo bueno y a aprender de lo malo.

Lo primero es que disfrutes de tu infancia. Tu madre y yo lo hicimos. Juega, vete a la playa y habla con otros niños, “¿quieres ser mi amiga?”, baila, canta, ríe, y sonríe mucho, pequeña. Se un trasto, haz trastadas, disfruta. Que los momentos puntuales se te queden grabados en la memoria. No sabes las ganas que tengo de que entiendas qué son los Reyes Magos, de la carita de ilusión que pondrás al abrir los regalos, y de cómo comerás tarta el día de tu cumpleaños.

Cuidado, V. Cuidado con la adolescencia. Sigue los consejos de tu madre. Te lo aseguro, madre no hay más que una, y siempre, escúchame/léeme bien, siempre tendrá razón y todo lo que haga lo hará por tu bien. No te enfades con ella cuando te castigue, cuando te riña…con el paso de los años entenderás que llevaba razón. Y no te preocupes, ya estamos otras para consentirte.

V., búscate unas amigas buenas. Unas de esas que son para siempre. Unas con las que puedas contar para cualquier cosa. Con las que tomes un café o un vino. Con las que puedas hablar del tiempo, del trabajo, de lo que te preocupa…V. haz de vosotras uña y carne, no sabes lo importante que es.

Muchos te desearán estabilidad. Yo no. Haz de tu vida una montaña rusa, algo que esté lleno de picos. Arriésgate. Juégatela. Algunas veces será horrible, pero el pico de arriba es increíble. Así se aprende. Causa-efecto. Ya me entenderás. Ya tendrás tiempo de vivir en calma. No te aburras. Y no caigas en rutinas.

Enamórate, desenamórate, llora, ríe, calla y grita. Y si puedes hazlo todo a la vez. Mete la pata y arrepiéntete. Disfruta, pequeña. Que a eso has venido. A disfrutar. A vivir. Aprende a despedirte y a dar bienvenidas. Aprende a estar rodeada de gente y a tener tu propio espacio. Aprende de todo lo que te pase. Se una kamikaze, ten siempre batería suficiente para tirar un poquito más. Aprovecha cada momento V. que es irrepetible. Viaja, crece, conoce otras culturas. Sé un poco supersticiosa, pide deseos, guarda esperanzas. Ten ilusiones y sueños. Sueña hasta despierta, por favor. Guárdate algún secreto y cuéntalo a voces cuando quieras.

Querida V. aquí esta tu tía S. dispuesta a escucharte, a enseñarte, a consentirte y a mimarte. Nos vemos en tu cuna.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s