Sé de cosas que cuento

Queridos Reyes Magos.

Queridos Reyes Magos,

Perdón por la tardanza de mi carta y quizás también por el atrevimiento. Sé que están muy ocupados salvando el final de las Navidades de mucha gente, pero no puedo evitar que me invada el espíritu de la ilusión. Sé que vienen desde muy lejos pero a ver si pueden hacer una parada en mi casa.

reyes-magos

Melchor siempre has sido mi favorito ¡Para qué negarlo!. Permíteme que te tuteé aunque seas el mayor de todos. Tú y tus barbas blancas, tu traje azul…hoy te gritaré como cuando era niña. Aún recuerdo cuando me senté sobre tus rodillas. En realidad no necesito nada material (sí, suena a tópico pero ya me conoces: escucho a Leiva, fumo y tomo café…soy la reina de los tópicos) así que tráeme algo que de verdad necesite. Una caja llena de fuerza de voluntad estaría bien. Otra de promesas por cumplir también me valen. Otra de sueños, de ganas de convertirlos en realidad. Tráeme un paquete lleno de post para el blog, de frases que emocionen, que ericen la piel. Tráeme, si tienes a bien, mucha inspiración en forma de cafés, de conversaciones propias y ajenas, cosas para contar, cosas para que me cuenten. Tráeme nuevas sensaciones, nuevas propuestas, nuevas ganas.

Gaspar quizá tú eres el menos querido por el mundo…que no te importe. Tú sigue haciendo tu trabajo con ilusión. Soy una avariciosa, lo sé. Pero no te olvides de mí, anda. A ti te pido mucho cariño, para dar y por recibir. Muchos besos y abrazos. Muchas bienvenidas y nunca, nunca despedidas. Déjame alguna promesa de viajar, de escuchar música, de leer. Puedes también, si quieres, darme noches en vela por alegrías y nunca por preocupaciones. Dame buena compañía para las cenas, para las copas, para lo que sea. Déjame arrebatos, canciones para cantar en la ducha, mucho ánimo cuando las cosas no salen a mi manera. Dame algo de paciencia, que a veces estoy escasa, dame paseos y vuelcos al corazón. Déjame una caja llena de miradas que lo dicen todo, de confianza. Mantén a los que han llegado y los que ya estaban.

Baltasar cuántos niños y niñas habrá hoy deseando que dejes algo en sus casas. Estás entre los favoritos, y lo sabes. No hace falta que pases por mi casa, o por lo menos, no necesito que dejes algo en mi zapatilla. Pero en las de los míos sí, por favor. Cárgamelos de salud para que hasta vuestra próxima visita no tengamos que ir demasiado al médico. Déjales mucho cariño porque quizás a veces yo no soy capaz de demostrárselo. Ponles metas que cumplir, que nada ni nadie (y menos yo) les de una preocupación que no merecen. Déjales a ellos también un poco de orgullo, que en algún momento encuentren un motivo para sentirse orgullosos de mí. Déjales mucha paz, mucha calma. Que estén tranquilos. Que este año las cosas vengan rodadas y, si no es así, por lo menos que sepan como sortear los baches. Que sepan que todo tiene solución y que yo estoy aquí para ellos.

No me queda mucho por deciros. Solamente que os dejo el turrón y el champagne al lado de la ventana. También agua para los camellos. Y así en general, gracias. Gracias por ayudar a esos padres que mañana, pese a las dificultades, les darán una pequeña sorpresa a sus hijos. Gracias por el desayuno de cada día 6 acompañado de roscón. Gracias porque sé que hacéis todo lo que está en vuestras manos para llenarnos de ilusión cada día 5.

Nos vemos en la cabalgata,

Sé de cosas que se cuentan

Anuncios

3 comentarios sobre “Queridos Reyes Magos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s