Sé de cosas que cuento

Sé de cosas que él quiere.

Dile que no tienes miedo

que estarás antes que nadie

y que quieres protegerla 

su vida es más importante”

Yo ya lo perdí. Lo supe cuando hace pocos días me lo encontré y me soltó una de las peores frases que me han dicho: “hubiera necesitado un puto manual de instrucciones para estar contigo“. Todo por preguntarle simple y llanamente: “¿quién tuvo la culpa de que no funcionáramos?”, todo por hurgar en una herida que yo ya creía cerrada.

Tanta tensión acumulada dentro de mi, para que su explicación fuera que yo venía de fábrica sin instrucciones. Como si fuera un mueble de Ikea. Como si hubiera que apretarme los tornillos. Como si faltaran piezas. O sobraran. Y eso que yo trate de orientarle con puntos y comas. Pero no lo captó; o no quiso. O no supo.

IMG_0249

Ya no está conmigo, puedes estar tranquila. Pero yo ahora sí sé de cosas que él quiere.

Conócelo pero con pies de plomo. Agradécele que haya aparecido en tu vida, desequilibrándolo todo. Se sentirá importante. Lo es. Lo eres. Lo sois.

No le conviertas en lo que tú siempre has buscado. Si te fijaste en él es que tiene algo distinto. Es especial.

IMG_0021

Al principio igual es un poco “pasota”. Tírale el muro, va a costar pero merece la pena. Puede que no te diga lo que quieres escuchar. Eso no es lo importante. Lo relevante es que te lo demuestre. Al final las palabras se las lleva el viento.

Tírate a la piscina, de cabeza. Envíale ese mensaje preguntándole a qué hora sale de trabajar, si quiere cenar o simplemente para saber que tal está. No acostumbra a que ellas vayan detrás, haz un cambio de rol. Es lo que tiene la telefonía que puedes dar y recibir en condiciones de igualdad. Tardará en responder. No te carcomas pensando que estará liado, que pasa de ti. Habrás conseguido sorprenderle. Y por desgracia, pocas lo consiguen.

IMG_0433

Igual él no es lo que tú buscabas, ni tú lo que él necesita; pero esfuérzate. Abrázalo. Bésalo. Demuéstrale que es una pieza clave en tu vida. Házselo saber. Convéncele de que no encontrará otra como tú. Que esta vez sí que le ha tocado el premio. No te enfades si tienes la sensación de que discutes sola. Le han enseñado desde niño a evitar cualquier tipo de conflicto.

Defiende tus ideales y luego cede ante los suyos. Comparte las tardes de domingo de fútbol, él compartirá noches de sueño y de desvelo.

Entra despacio en su vida. Sus amigos son su mayor tesoro, así que poco a poco, no de golpe y sin llamar.

No esperes ramos de flores, o que se fije en tu nuevo peinado. Él estará más pendiente de descubrir cuál es tu música favorita, saber si te gustan los dulces o enterarse de a qué hora te levantas para conseguir que su “buenos días” sea el primero de tu jornada.

No temas agobiarle, hazlo pero en su justa medida. Meterá la pata, no es perfecto. No es ni mas ni menos que un ser humano.

IMG_0341

No le juzgues. Todos tenemos razones para hacer lo que hacemos. Eso de “porque sí” ya no cuela.

Aplícate eso de “trata a los demás como quieras que te traten”. Suena a tópico, pero no hay consejo mejor.

Esto es importante que lo tengas claro. Procura no hablarle del chico de la otra liga; él es por naturaleza competitivo y ser consciente de que no logrará ser mas que el pichichi le hará abandonar el partido. No logrará entender jamás que son “amores distintos”.

No llegues para irte. Hazle reír. Apuesta por lo vuestro. Haced un pacto. Comprometeros. Nadie dijo que esto fuera fácil.

IMG_0362

Cuídalo y protégelo, todos tenemos un tendón de Aquiles. No salgas corriendo a la primera de cambio. Se fuerte. Perseverante en la conquista.

Tampoco te obsesiones buscándole dobles sentidos, la cara B. Él es claro como el agua.

Consigue con tu forma de ser que se cuestione cosas que antes le pasaban sin pena ni gloria.

Pierde el orgullo y haz que deje el miedo a un lado. Convéncele de dar portazo a todo lo que antes salió mal. Se honesta con él. Y si tienes alguna duda, por mínima que sea, cuéntasela. Dale la oportunidad a él también de que te convenza.

IMG_0150

Hazle feliz ¿vale? Sálvalo de mis precipicios. No le des motivos para preferir la vida que tenía antes de ti.

Y si él tiene dudas dile que me llame. Que yo sé de cosas que ella quiere

Fdo. Sé de cosas que se cuentan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s