Sé de cosas que cuento

Guerra sentimental.

Llegaste a mi casa hecha un despojo. No me sorprendió, ha terminado siendo un déjà vu. Me contuve de leerte la cartilla, a veces un silencio vale más que mil palabras.

Amores que matan nunca mueren, dijiste tirándote en el sofá.

Y juro que trate de callarme…pero no pude.

Muerto el perro, se acabó la rabia, te respondí. Y tuviste que cerrar la boca, claro. A ver quién es el valiente que contraataca el refranero español.

la foto 1

Te tomó la medida, igual que el mejor sastre italiano. Supo hasta dónde eras capaz de llegar. Aprendió a convertirse en tu debilidad. Mira que te lo advertí. Que no te metieras en esa guerra, que las heridas estaban aseguradas. Pero tú erre que erre con que sí. Con que a la tercera iba la vencida. Pero no te diste cuenta de que no habías venido a ganar ni a perder, que simplemente no participabas. No estabas dentro del juego. Out of the game.

Imaginé la escena. Tú esperando la llamada; el teléfono que no sonaba ni para avisarte de un correo no deseado. Ay, que frustración. Atrapada en ese sí, pero no. Y él, con complejo de Leonardo Dicaprio en “Atrápame si puedes“.

Y ahora sigues enfundada en mi manta favorita de Ikea, matando el tiempo pasando pantallas del Candy Crush. Por que tú ante todo “no te comes la cabeza”. y cada vez que pasas una misión dices “¡Joder! Por fin baja la bola que necesito”. ¿Sabes qué es lo peor? Que piensas que la vida también es un juego. Y el amor y las relaciones ni te cuento. Crees que las bolas de colores te vendrán dadas. Deberías de empezar a asimilar que también se pierde.

Estás confusa, aturdida y desorientada en medio de la batalla. Cargada de bombas que en cualquier momento te van a estallar en la cara. Otra vez.

la foto 3 (1)

Y entonces empiezo a hablar…

Y no lo tomes como un “te lo dije”, pero es que es verdad. Te lo dije. 

Baja el telón, que ya se agotó la magia. Acaba con esa obra de teatro en la que solo tú eras la protagonista. El resto solo fuimos figurantes. Muy bien colocados, por supuesto. Pero olvídate del romance entre el director y la actriz, que ya está muy visto.

Sálvate de sus precipicios. Que corriste mucho y llegaste al acantilado. No te tires que la piscina está vacía. Déjate de tropezar con la piedra, aunque lo tuyo dudo ya que sea una piedra. Piensa que se convirtió en el palo. El palo que atraviesa la rueda y no la deja seguir.

Ríndete. Deja de maquinar cómo volver a la batalla. Déjalo ya. Y empieza a esquivar los baches. No prepares una estrategia. Prepara tu maleta emocional y dale portazo. Ya no sabes canalizarlo, y cuando dejas de ser la dueña de tus actos es que la cosa esta fea. Azuloscurocasinegro.

No es tu mejor opción. Acuérdate cuando éramos niñas y leímos aquello de “no trates como prioridad a quien te trate como opción”. Tratamos de asimilar aquella frase con nuestros 15 años, cuando aún creíamos que el amor era algo fácil. Y que acabaríamos comiendo perdices con el chico malo del instituto.

Tu sexto sentido te dirá que va a volver. Huye. Huye aunque te llamen cobarde. Aléjate. Cobarde es el que se queda esperando el rasguño, no el que se salva. 

Ya no tienes un por qué. Ya no hay motivos; no os sobran. Más bien te faltan. Hazle caso a tu conciencia, que siempre te habla de frente. De tú a tú. Y sino hazle caso a Joaquín: “para decir con dios a los dos nos sobran los motivos

Nadie te va a decir que no lo intentaste, si es lo que te preocupa. Tranquila, todos sabemos que te jugaste el todo por el todo. Incluso el as que siempre debemos guardar bajo la manga.

Sólo me queda por decirte que:

“Después de estudiar con cuidado este caso, ejerciendo a la vez de fiscal y abogado, de juez imparcial, sentencio lo nuestro, diciendo que el fallo más grande pasó por guardar solamente los días más gratos y olvidar los demás”

Tu indemnización será la distancia. Guárdala. Orden de alejamiento sentimental.

la foto 2

Y lo único que haces es mirarme. No luchas contra mis palabras. Te limitas a decir que “tiempo al tiempo”.

Tic. Tac. Tic. Tac.

Fdo. Sé de cosas que se cuentan

Anuncios

2 comentarios sobre “Guerra sentimental.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s