Sin categoría

Nos vamos conociendo.

“Ella no puede darme más

y yo no sé lo que siento.

No estamos tan mal,

Nos vamos conociendo”

Conozco sus treinta años al dedillo. Sé que es un peligro. Duerme en el lado derecho de la cama, y le gustan los chicles de menta. Tiene cara de pocos amigos, pero siempre sonríe cuando me ve. Le gusta su rutina y romper la mía sorprendiéndome. Jamás me ha regalado un ramo de rosas, eso lo hace especial. Padece de insomnio y maldice el tabaco. El café le altera, es devoto del cola cao. Toma JB con coca cola, y a veces se deja convencer por una botella de ginebra en mi compañía. Vino blanco y pescado al horno si quieres enamorarlo. Detesta que le mientan, la playa y también a quien me mira. Ha nacido con una paciencia innata. Corre todas las mañanas, me invita a cenar por las noches. Su helado favorito es el de vainilla. Se enfada  cada vez que entro en su vida desordenándolo todo; como si fuera la mía. Luego cede en mi terreno, en mis ojos. Se rinde ante mí y ante los dolores de cabeza que le levanto. Desayuna galletas con Nutella y los Donuts rayados le parecen una aberración. No se cuida excesivamente, tampoco lo necesita. Odia las manzanas y los adornos exuberantes; pero tiene ambos brazos tatuados, desde las muñecas hasta los hombros. Le gusta el futbol y los niños. Por la mañana es arquitecto, por la tarde entrena a quince chavales de doce años y los fines de semana se dedica en cuerpo y alma a mis cambios de humor.

la foto 1

No es perfecto. A veces le pierden las formas, a veces yo le pierdo. Conduce muy rápido, una de sus pasiones es la velocidad, y siempre tararea las canciones que suenan en la radio, aunque no se las sepa. Su favorita es “La chica de ayer”. Él es protector. Detallista. Y le priva jugar al monopoli los domingos de resaca. Su película favorita es Gladiator. Siempre tiene la misma forma de esperarme, de pie, con las manos en los bolsillos. En ocasiones, puede pecar de descarado. “Las cosas claras y el chocolate espeso” me pide. Es impulsivo pero trata de pensar antes de decir las cosas.

No es un hombre por el que darías media vuelta en la calle para observarle, pero con sus ojos fijados en los tuyos podría convencerte de saltar por un puente, de dar la vuelta al mundo e incluso de que existe vida en Marte, Júpiter o en Saturno. Y entenderás que solo hay vida donde él esté. Y te lo digo yo, que llevo muerta en vida cinco años. Porque si conocieras sus manos, su dedicación, su voz, sus sueños, sus anhelos, su ambición, su espalda ancha…si lo conocieras a todo él te darías cuenta…de que da vida. De que es vida. De que es Dani.

IMG_6772

Tengo 27 años y una perrita que se llama Vogue por la que daría la vida. Si no gano empato. Tengo mas defectos que virtudes. Me gusta dar largos paseos, creo que es la mejor forma de aclarar las ideas. A veces una cajetilla de malboro no me da para superar un día entero. Es lo primero y lo último que hago, fumarme un cigarrillo en la terraza. Odio los yogures de fresa y me da miedo el color amarillo. No acostumbro a conducir y soy adicta al café sólo. Me gusta el invierno, el sonido de la lluvia retumbando en los cristales y unos brazos tatuados a mí alrededor. Aunque a veces me cuesta reconocerlo. Soy muy orgullosa, sobre todo conmigo misma. Quise tener las cosas bajo control, y todo se me descontroló. Yo dormía en el lado derecho de la cama, hasta el primer día que pasamos la noche juntos y me resguardé en el lado izquierdo. El derecho era demasiado pequeño para los dos. La mejor forma de solucionar un dilema conmigo misma es poniéndome un pijama y hartándome a helado de chocolate.

IMG_6858

Soy impulsiva, digo las cosas y luego me arrepiento. Nunca ha sido lo mío contar del uno al diez. Lloro a la mínima. Considero que Sabina es un poeta, y que tiene la frase perfecta para cualquier momento. Me gusta la playa, pero no reniego de un fin de semana en la montaña. Soy fiel devota del gin tonic. Me gustan las comedias románticas, los vaqueros me parecen la prenda más ponible que se haya inventado. Me encanta bailar con él bajo la lluvia, verle cocinar y la cara de sueño que tiene cuando está recién levantado. Una de mis manías es cruzarme de brazos, como si de esa manera me pudiera defender de todo. Me gusta viajar, hablar con gente mayor y organizar bodas, que es a lo que me dedico.

Odio la rutina. La mía y la de los demás. En él encontré una presa fácil. La horma de mi zapato. Me encanta entrar en su vida, formar parte de su día a día. Pero, a veces, ni yo me entiendo y salgo corriendo como alma que lleva el diablo; siempre dejando la puerta abierta por si en algún momento tengo la necesidad de volver a refugiarme en sus brazos. Soy egoísta con él, pero él también lo es conmigo.

Y ahora que ya me conoces un poco más, puedo confesar que nada en el estómago forma un nudo como el que me aprieta cuando él susurra mi nombre en mi oído…Elena.

la foto 3

Fdo. Sé de cosas que se cuentan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s