Sé de cosas que cuento

La pérdida de la inocencia

“Después de todo, los ordenadores se rompen y las relaciones se terminan. Lo mejor que podemos hacer es reiniciar y respirar. Tantos caminos, tantos desvíos, tantas opciones, tantos errores… BIENVENIDA A LA ERA DE LA PÉRDIDA DE LA INOCENCIA. Nadie desayuna con diamantes y nadie vive romances inolvidables…

Llevo días dándole vueltas a esta frase de Sexo en Nueva York. Recuerdo a Carrie Bradshaw pronunciándola en el primer capítulo de tan mítica serie.

IMG_4092.JPG

La era de la pérdida de la inocencia” ¿en qué momento dejamos de ser inocentes? ¿En qué momento dejamos de confiar en todo lo que nos rodea? Desde pequeños nuestros padres nos enseñan a ser desconfiados, pero a medida que crecemos aprendemos a confiar en todo. ¿Cuándo empezamos a ser inocentes? En el colegio: cuando caes al suelo por primera vez, después de tantos “cuidado que te vas a hacer daño” y ves que tus pequeñas rodillas sangran. Lloras, lloras muchísimo y tienes miedo de volver a corretear por el patio. ¿Y qué? Días después una pequeña postilla se crea y te la rascas ¿para qué? ¿Para volver a sangrar? Da igual. En una semana no queda ni rastro de esa caída y vuelta a correr. Y otra caída. Y otra postilla. Y otra vez desaparece. Ahí empezamos a confiar, cuando nos damos cuenta de que no pasa nada. Que el dolor dura minutos, o quizás solo segundos. Y así crecemos, confiando en que esas pequeñas postillas se quitarán con la misma facilidad con la que aparecieron.

Pero poco a poco entendemos que algunas postillas dejan cicatrices, y que por nada del mundo queremos ver otra fea marca en otra parte del cuerpo. ¿Se pierde de golpe o cómo? ¿Hay un momento exacto? ¿Es cuando entras en tu habitación y ves que ya no hay muñecas? ¿El primer beso? ¿La primera despedida eterna? ¿El primer desengaño amoroso?

Nada de eso…creemos que hemos perdido la inocencia, pero en el momento que menos nos esperamos vuelve a aparecer. Ahí a nuestro lado. Y aunque reneguemos de ella…volvemos a ser inocentes, y volvemos a confiar.

IMG_4091-1.JPG

Seguramente Carrie cuando conoció a Big pensó que iba a desayunar en Tiffany’s y que lo suyo era inolvidable.

Anuncios

2 comentarios sobre “La pérdida de la inocencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s