Sé de cosas que cuento

Sé de cosas que ella quiere.

 

 

images (4)

Quiérela. Pero con cuidado. No la quieras más que a ti, que eso no es real. No vengas para nada, no le gusta lo neutro. O blanco o negro, déjate de grises, que ya tuvo bastantes tormentas. Conócela. Pero con cautela. Las primeras impresiones nunca son buenas. Haz que se ponga nerviosa, pero no que tenga miedo a mirarte. No seas uno más, pero no vengas con la intención de ser más que nadie. No la agobies, le gustan los retos, pero tampoco la ignores, que se cansa rápido de las baratijas. Aguántale la mirada, si puedes hazlo. Empieza una guerra con ella, hazle un jaque mate en la cara. Le gustará. Pero te va a pedir la revancha, y o te gana o te empata. Ella nunca pierde consigo misma. Revoluciónala. A ella y a sus sueños. Convierte en su peor pesadilla, en sus mejores noches. Haz que no pueda dejar de hablar de ti. Haz que sus ojos se iluminen. Haz que lo niegue. Haz que sea de putos locos lo vuestro. Haz que pierda el pulso contra ella misma. Que no se lo planteé, que no te busque. Trabájatelo. Rómpele el escudo que se plantó para defenderse a ella y a sus ideales. Prométele una vida jodidamente plena, no te va a creer, pero le gustará escucharlo. No la invites a cenar fuera, ella es más de verte cocinar. Sorpréndela. Se detallista, pero acuérdate que los mejores perfumes vienen en frascos pequeños. Así que poco a poco; y por favor no caigas en el tópico de las rosas rojas. Conviértete en una partida que quiera jugar. Protégela frente a las embestidas que le ponga la vida. Cuídala y trata de entenderla, aunque te cueste la vida.  No es tarea fácil, incluso ella lo reconoce. Si un día una llamada cruza tu móvil y es ella, primero piensa que es un error, jamás pienses que trata de molestarte. Convertiros en una historia para contar, una que merezca la pena escuchar. No seáis simples, por favor. No seas simple con ella. No dejes que ella sea simple contigo. No seáis como los demás. Ser raros. Aspirad a algo superior. Ser torpes, equivocaros. Y luego…luego corregiros. No critiques sus manías, ni su forma de hacer las cosas. Respeta sus vicios, quizás tú te conviertas en uno para ella ¿Quién sabe? Déjale su espacio, todos necesitamos una zona de independencia. Haz que se sienta afortunada, siéntete tú afortunado también. Consigue meterte en su cabeza. A veces querrá echarte a patadas de ahí dentro, si no puede buena señal. Revuélvela y luego cálmala. A partes iguales. No te desesperes. Por cada defecto de ella, trata de encontrarle dos virtudes. La lista de defectos es interminable, imagínate la de virtudes. Frénale la vida. Toma una copa a su salud y brinda con ella por cualquier cosa. Consigue producirle esa sensación de la que hablan, esa de que el tiempo se detuvo. Si la pierdes no la intentes recuperar, que no da segundas oportunidades. También te digo, está curtida de todo, llena de cicatrices. Gánate su confianza, costará pero no es imposible. No cometas el error de hablarle de tu pasado, si ella no formó parte de él no le interesa. Es importante que sepas esto. Tampoco le hables de un futuro a largo plazo, que ella es de vivir el día a día. Ten cuidado con lo que dices, ella está atenta a todo. Si en algún momento no te salen las palabras díselo con miradas, que ella es experta en ese lenguaje. Cuídala, incluso de ti. Y acuérdate de lo que decía Joaquín Sabina “los Romeos se demoran, y las Julietas se desenamoran”.

Anuncios

6 comentarios sobre “Sé de cosas que ella quiere.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s